12 de julio de 2017

“Tener un hogar perfecto no es el fin mayor”


Bueno chicas les confieso que como joven cristiana uno de mis mayores anhelos en la vida era poder tener una familia, casarme y tener hijos. En Su tiempo Dios me bendijo con estos anhelos cuando EL considero que ya estaba preparada para recibirlos. 

Por la gracia de Dios estoy casada con un hombre maravilloso, que ama a Dios y me trata como una princesa. Pero como una de mis luchas a lo largo de mi vida ha sido la ansiedad. Cuando me case ya ustedes podrán comprender quería que todo fuera perfecto.

Encargarme de los quehaceres del hogar, atender a mi esposo, trabajar y sobre todo tener mi vida personal con Dios. (todo a un mismo nivel de perfección). Pero les cuento chicas que esto es un error, ¿Sabes por qué? Porque si tus ordenes no están establecidos y no descansas en la suficiencia de Dios, llega un punto en que te drenas y tu norte se desenfoca de lo que realmente Dios quiere para nosotras. Pero como dicen Mary y Nanci en su libro (Diseño Interior 202)“La historia bíblica del hombre y la mujer (del matrimonio y la familia) no tiene nada que ver con nosotras, sino con Dios”.

Todo chicas se trata para Su gloria en nuestras vidas y eso incluye a nuestras familias, si no le damos el lugar en nuestros hogares que Dios merece (en el centro de todo), las demás cosas girarán en torno a nosotras y no a EL. Cuando me voy a Proverbios 31 y estudio la mujer virtuosa, me impactan sus cualidades al ver que Dios la lleva a ser una mujer con un estándar inalcanzable por el solo hecho de ella confiar en Dios y hacer todo lo que le corresponda en su hogar y familia a la manera de Dios y no a la de ella. 

Echemos un vistazo:

1.     Es pura, es una mujer virtuosa (Proverbios 31:10)
2.     Es Honesta: Su esposo confía en ella (vers. 11-12)
3.     Es Trabajadora: Esta ocupada desde el amanecer hasta el atardecer, manejando su empresa que es la familia (vers. 13-19,21-22, 24,27,31)
4.     Es ahorrativa: Su talento con las finanzas le permite cuidar de sus seres queridos y aumentar sus bienes (vers. 14 y 16)
5.     Es de carácter fuerte: Ella enfrenta a diario los desafíos de la vida, con valentía y sin desanimarse. (vers. 25 y 29)
6.     Es sabia: Su estilo de vida es caminar con sabiduría (vers. 26)
7.     Es Santa: Ama a Dios con TODO su corazón (vers. 30)

Al entender estas virtudes; con la que Dios dotó a la mujer virtuosa entendí que esto solo se logra teniendo a Dios en el centro de nuestras familias y haciéndolo nuestra prioridad por encima de nuestros esposos e hijos.

Dios creo el matrimonio y la familia para darnos símbolos, imágenes y un lenguaje que pudiera transmitir convincentemente la idea de quién El es y de lo que significa la relación con EL. Aún las familias destruidas y disfuncionales entienden que el ideal es una familia intacta y sana.

No somos perfectas y el estar buscando hacer todo bien no debe ser nuestro fin mayor, sino glorificar a Dios en todo lo que hagamos confiando en que solo EL nos equipará y nos dará las fuerzas para hacerlo correctamente y con excelencia para Su gloria.

Dios les guarde,


Katerine de Genao

No hay comentarios: