15 de octubre de 2015

El noviazgo de una joven consagrada (Parte 2)



Desde el inicio de nuestra relación iniciamos una mentoría que ha sido de gran ayuda en nuestro crecimiento como novios cristianos al poder discutir juntos, estos temas de manera más profunda como también de forma individual. 

Es indispensable contar con mentores a quienes podamos rendirles cuenta de cómo va caminando nuestra relación. En nuestro caso sus consejos nos llevaron a hacernos la siguiente pregunta:

¿Qué cosas no debemos permitir en nuestro noviazgo?

Reconociendo que solo con la gracia de Dios podemos lograrlo, a continuación nuestras respuestas, las cuales no pretenden ser exhaustivas; veamos:

1.- El estar solos en una casa, pieza, lugares oscuros o salir de vacaciones solos: Esto es exponernos a la tentación, no debemos creer que estamos tan fuertes, no podemos confiar ni en nosotros mismos. (1ª Co. 10:12)

2.- Besos o caricias reservados para esposos: Debemos evitarlos pues invariablemente nos llevarán a pecar recordemos que con la misma boca adoramos y cantamos a Dios. (1ª Co. 6:18)

3.- Ropa indecorosa en la mujer: Estamos llamadas a cuidar nuestro cuerpo como el templo de Dios y además debemos evitar ser piedra de tropiezo para nuestro novio. Si como mujeres cristianas no nos vestimos con pudor y decoro, tarde o temprano provocaremos a nuestro novio a pecar.  (Mt. 18:7-9)

4.- La infidelidad: Cuando esto sucede es que hemos descuidado el amor verdadero (primero a Dios y luego a la pareja).

5.- El maltrato psicológico o físico: Debemos amar como Cristo nos ama y en especial el hombre como Cristo ama a Su Novia (la iglesia). 

6.- Celos: Demuestran inseguridad y temores personales, no es bíblico. (1ª. Co. 13:4-5).

Les reitero que no somos perfectos, como novios cristianos necesitamos de constante oración, presentándonos ante Dios y pidiéndole que nos ayude a guardarnos. Un noviazgo cristiano es todo un reto, se requiere que seamos intencionales en honrar a Dios todo el tiempo, en cada momento. No podemos olvidar que nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo (1ª Corintios 6:19).

Realidades sobre el noviazgo cristiano:

- Debe ser considerado como algo serio, y como la antesala del matrimonio (que debe representar la relación de Cristo con Su iglesia).

- Aunque no hay "reglas", sí tenemos principios bíblicos que nos orientan en cuanto a relaciones sentimentales se trata.

- Dios nos creó con la capacidad de amar y ser amados. Génesis 1:27 nos dice que somos creados a imagen y semejanza de Dios.

- Otra de las bendiciones de la creación es que Dios nos otorgó la capacidad de tomar decisiones. En Cristo, esa capacidad se refuerza. Dios espera que la usemos con responsabilidad. (Gl. 5:13).

Por Katerine Fernández

No hay comentarios: