21 de agosto de 2012

“Dios provee”


“25 Por eso os digo, no os preocupéis por vuestra vida, qué comeréis o qué beberéis; ni por vuestro cuerpo, qué vestiréis. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que la ropa?26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas?

27 ¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida?28 Y por la ropa, ¿por qué os preocupáis? Observad cómo crecen los lirios del campo; no trabajan, ni hilan; 29 pero os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de éstos. 30 Y si Dios viste así la hierba del campo, que hoy es y mañana es echada al horno, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe? 31 Por tanto, no os preocupéis, diciendo: "¿Qué comeremos?" o "¿qué beberemos?" o "¿con qué nos vestiremos?" 33 Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Mateo 6:25-33


Cada día más me maravillo al ver la forma de obrar de nuestro amado Dios, es hermoso ver como El tiene un absoluto cuidado de sus hijos con el mas mínimo nivel de detalle. Hace un año estaba pasando por una situación económica bien apretada y parte de ella era producto de una mal mayordomía en mis bienes materiales. Dios me llevo a mi condición más critica hasta hacerme dar cuenta que las cosas de El están primero en todo; que mis bienes, mi vida, mi trabajo y mi familia son de El. Había leído en múltiples ocasiones este pasaje de Mateo 6 pero nunca lo había visto tan palpable como hace un tiempo. Es difícil cuando creemos en nuestra sabiduría humana que tenemos el control de todo, que todo humanamente esta bajo control y pensamos equívocamente que todo marcha bien; pero que errados estamos en nuestra propia sapiencia humana.

En medio de esa crisis llegue a pensar múltiples veces que estaba sola, que no podía cargar a mis padres por mis errores; y me inundó la duda empezando ha dar cabida en mi mente a preguntas como: ¿Y cómo cubro tal necesidad?, ¿Y cómo llego al próximo mes?; Siendo una hija con un trasfondo patriarcal siempre me he visto vinculada a ayudar a mi madre en la casa con los gastos y así poder aligerar su carga. Al ver que ya no podía ayudarla en esto empecé a cargarme en gran manera. Pero empecé a orar, hice una revisión de mi vida, mis gastos y me di cuenta que Dios no estaba en medio de ellos por lo que empecé a recoger áreas, a salir menos y compartir mas en familia. Confié fielmente en que si Dios cuida de las aves, de que las sustenta y les da el pan de cada día también puede hacerlo conmigo y aun con mucho mas cuidado por ser su hija; deje de preocuparme por el día de mañana y ore a Dios por su provisión en medio de esta necesidad.

Lector si hoy les esto y te sientes identificado analiza en que áreas le estas faltando a Dios, quizás le estas robando en sus diezmos o gastando más en ti mismo o quizás estas dando demasiado y no estas haciendo una provisión para el futuro; quizás estas gastando mucho en salidas con amigos o familiares haciendo a un lado que tienes que cubrir necesidades básicas que están ahí, que son importantes y que llegan todos los meses. Yo empecé a recortar y ore a Dios para que me diera una oportunidad que abriera la puerta extra para poder estabilizarme; créeme que ore hubo momentos en los que llore tristemente pero a la vez confiadamente esperando una respuesta de Dios, en medio de todo esto hubo un gran silencio departe de El, pero Su respuesta llego y de una manera inexplicable empezaron a surgir muchas ideas en mi mente de empezar nuevos proyectos pero en mi existía la duda y el temor al fracaso y recuerdo ese sábado como el día de hoy; cuando mis ojos se abrieron ore para que Dios me mostrara si esas ideas provenían de EL y si valdría la pena empezar con ellas y escuché esa voz que hablo a mi interior “Levántate y hazlo”.

Me levante mas rápido que de carrera sentí literalmente como si fuera una orden de parte de Dios; me levante, compre materiales y empecé la producción. Con temor presente la primera colección de mi trabajo y de una forma que no puedo ni explicar los trabajos no dejaron de llegar; había orado a Dios para que me guiara a hacer algo que me apasionara y sobre todo que le glorificara a El. De verdad el inicio fue una aventura pero he visto una y otra vez la provisión de Dios en medio de mi mayor necesidad…. Definitivamente DIOS PROVEE y lo he visto una y otra vez de diversas maneras en este año de tal forma que si empezara a escribir cada detalle de Su cuidado y sustento no acabaría hoy; cabe resaltar que al empezar este año en mi agenda no he dejado de escribir ni un día una acción de gracias hacia mi Dios por todo lo que EL me ha dado que no merezco, por cada detalle que múltiples veces he pasado por alto pero que ahora estoy tan atenta y agradecida a la vez.

Completamente hoy testifico que esta porción del texto de Mateo “buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” ha sido real en mi vida, me enfoque en mi herencia celestial sin pensar que Su bendición vendría en múltiples formas y hoy esta situación me ha enseñado a ser mayor mayordoma de los bienes que EL me ha dado a administrar, así que continuo cada día pidiendo a Dios que me ayude a honrarle a El en mis finanzas de una forma tan hermosa que pueda bendecir a otros.

PS: Pueden checar mis trabajos en esta pagina: http://www.facebook.com/pages/KF-Design/384589954900426

Te bendigo en el nombre de Jesús,

Kate.

3 comentarios:

Marisol Tavares dijo...

Amen muy bueno !
Esas son palabras que el Senor me hablo por primera vez en mi vida comenzando mi adolecencia, aunque no lo entendi pues no tenia discernimiento- pero si entendi que Dios me hablo. Miis padres, y demas familiares, todos eramos "religiosos" por eso teniamos Biblia, y logicamente cuando estaba en "apuros" tomaba la Biblia....
Mana, Dios es fiel, ahora puedo decir como Job: "...de oidas te habia oido, Mas ahora mis ojos te ven" (Job 42:5)

Muy buena tu reflexion! sigue as,i alentando y haciendo que recordemos la bondad y fidelidad de Dios.

Dios te bendiga y te guie en todos sus caminos (Isaias 48:17)

Marisol Tavares

Hauris Rosario dijo...

Mana que Dios siga iluminando tu vida.
Bendiciones!!!!!!!!!!!!

Carlos Reid dijo...

Excelente!

Quizás muchos de nosotros hemos pasado por experiencias similares, pero no nos tomamos el tiempo para compartirlo. Al final de nuestras vidas, podremos decir como Job: ...Ahora te conozco cara a cara."

Bendiciones.