11 de noviembre de 2009

“El que trabaja justamente Dios lo ve”


Hoy en la mañana salí con mi papa a hacer unas diligencias personales y fuimos a desayunar donde una familia que hace desayunos súper variados cerca de donde mi papa camina todas las mañanas, estos los venden en una esquina… los que me conocen saben que como de todo…jeje wao tenia mucho que no me desayunaba con un magu con huevo frito y queso, todo afrodisíaco. Ustedes saben para mantener la figura :)

Pero lo que más me impacto de esta familia es ver la limpieza, el deseo de trabajar, de buscar su sustento de cada día para su familia y de una forma honrada. La cantidad de personas que llegaban y se iban para comer sus desayunos fuera de sus hogares era sorprendente y a horas bien tempranas de la mañana.

Hoy cuando regrese a mi casa después de estar meditando en esto, tome mi biblia para buscar ese texto que se encuentra en 2 Tesalonicenses 3:10, en una ocasión Pablo les escribe a los tesalonicenses sobre el deber de trabajar “PORQUE TAMBIEN CUANDO ESTABAMOS CON VOSOTROS, OS ORDENABAMOS ESTO: SI ALGUNO NO QUIERE TRABAJAR, TAMPOCO COMA”.

Suena un poco fuerte pero Dios quiere que apreciemos los trabajos en los que estamos. Son lugares a donde EL nos ha llevado con un propósito, en nuestro caso pienso que es para mantener su nombre en alto, para glorificarlo y llevar su palabra a través de nuestros testimonios, o en pequeños mensajes que ministren a las vida de aquellos con los que pasamos la mayor parte de nuestro día. Esta familia hoy fue una inspiración para mi, sobre querer avanzar en la vida, sin tapujos o complejos, no es estar de perezosos en nuestras casas o andar como estaban los tesalónicos desordenadamente entremetiéndose en lo ajeno.

No esto no es lo que Jesús quiere de nosotros, al contrario El fue nuestra mayor inspiración sobre el trabajo, en una ocasión lo dijo a los judíos “MI PADRE HASTA AHORA TRABAJA, Y YO TRABAJO”(Juan 15:17). El fue y seguirá siendo nuestro ejemplo, nuestra inspiración a seguir en este camino hasta llegar a su presencia. Dios nos pide que trabajemos por la comida que a vida eterna permanece y esta la da El (Juan 6:27). No nos quejemos tanto, solo disfrutemos el momento en EL, se que es duro levantarse día a día a seguir haciendo lo mismo que todos los días, pero quien dijo que el trabajo iba a ser fácil, claro que no, este no lo fue para Adán cuando fue expulsado del huerto del edén.

Pero Jesús nos fortalece y nos ayuda a poder llevar el día a día en nuestros trabajos sostenidos de su mano, y si esto es en nuestros lugares de labor secular que será cuando lo hacemos en el servicio para Dios, recordemos “QUE NUESTRO TRABAJO EN EL SEÑOR NO ES EN VANO”. En su justo tiempo Dios nos recompensara, hagámoslo con amor como si fuera para nuestro Señor.

Bendiciones a todos,

Kat.

1 comentario:

Rudy dijo...

dice juan 14.6 "Jesus le dijo: Yo soy el camino, y la verdad y la vida; nadie viene al padre sino por mí", esto quiere decir que el Cristo es la unica verdad y esperanza que posee la humanidad para una vida de gozo y de paz.

Gracias a Dios por la semana santa de reflexion

Rudy